lunes, 24 de mayo de 2010

De soluciones inteligentes e innovación


Una historia de Etiope cuenta lo siguiente. Un anciano en su lecho de muerte llamó a sus tres hijos y les dijo:

- No puedo dividir en tres lo que poseo. Eso dejaría muy pocos bienes a cada uno de vosotros. He decidido dar todo lo que tengo, como herencia, al que se muestre más hábil, más inteligente. Dicho de otra forma: al mejor hijo. He dejado encima de la mesa una moneda para cada uno de vosotros. Cogedla. El que compre con esa moneda algo con que llenar la casa se quedará con todo.

Se fueron. El primero compró paja, pero sólo consiguió llenar la casa hasta la mitad. El segundo hijo compró sacos de plumas, pero no consiguió llenar la casa mucho más que el anterior. El tercer hijo – que consiguió la herencia- sólo compró un pequeño objeto. Era una vela. Esperó hasta la noche, encendió la vela y llenó la casa de luz.

Me gusta este cuento. A veces las soluciones son más sencillas de lo que parecen. Pero hay que currárselas. Y no es fácil. La mayoría de las veces, por la presión a la que nos sometemos o nos someten que nos impide pensar con claridad; otras, a que la respuesta a la solución viene dada pero no como llegar a ella, como puede ser el caso de la tan traída, llevada, hablada y “baboseada”, en la boca de muchos, innovación. 

La innovación,(que duda cabe como dicen los futbolistas: algún día hablaré de "aprenda  el idioma del futbolista en 25 palabras"), es una vía, pero no la única. Además, ésta, no está al alcance de todos, sino de unos pocos por diferentes razones: la pasta, parné, money, viruta podría ser una de ellas pero en realidad no es determinante. Lo único que lo es para innovar es, en primer lugar, la voluntad de querer hacerlo (que nada tiene que ver con decirlo), luego, el esfuerzo y, por último el talento o, al menos, así lo veo yo. A partir de ahí, todo suele ser más fácil, pero como observamos en el día a día, innovar, lo que se dice innovar, pocos. 

Además si todo el mundo innovase, al final, no sabríamos cual sería el siguiente paso a dar porque desde Porter, o al menos así lo percibo, no ha cambiado mucho la historia y lo que hay son variantes de su modelo estratégico, entre otras razones porque el pensamiento (las teorías) de otros tipos que saben de esto no han llegado a implantarse del todo.

Así las cosas, creo que sería más lógico hablar de soluciones inteligentes como ocurre en el cuento, que de innovación que, al fin y al cabo, si no lleva a cabo, no deja de ser una bella palabra, un vocablo placebo que nos permite seguir mirándonos el ombligo.

Porque la realidad es que innovación, innovación, ya digo, pocos.

Feliz Lunes

17 comentarios:

Economía Sencilla dijo...

Bonita historia, y buen ejemplo de creatividad. Muchas veces, la solución más sencilla es la mejor, pero no es la más evidente, como bien dices, hay que currárselo.

O al menos, no es evidente para nadie en un primer momento, una vez que alguien la ha pensado, siempre hay los "listos" que dicen: "a mí ya me parecía..." o "yo ya había pensado algo así..."

Es como en la famosa historia del huevo de Colón, que para el que no la conozca, es algo así.

Colón estaba reunido con varios "sabios" y les propuso quién era capaz de poner un huevo de pie. Todos lo intentaron, pero ninguno lo consiguió.

Por fin, Colón cogió el huevo y le dió un pequeño golpe en la base, de manera que pudo asentarlo y ponerlo de pie. "Así cualquiera", murmuraban algunos...

Y Colón, contestó: No, así yo, y sólo yo.

Un abrazo, y feliz semana
Pablo Rodríguez

Katy dijo...

Original entrada para un sabio cuento. Innovación desde luego se lo que no es. Que cada X tiempo aparece sobre las mismas mercancias, prendas, anuncios, establecimientos la palabra
"NUEVO" cuando en realidad es más de lo mismo. Me quedo con el talento que casi es el equivalente de creatividad cuando a potencial y habilidades se refiere, al menos para mi.
Un abrazo y una feliz semana de innovación. Yo intentaré hacerlo en la cocina.

JLMON dijo...

Hola Fernando
Creo que has dado en el clavo con lo de "placebo", sí señor, esta moda de la evaluación es un placebo, sin más...
Menos mal que hay mucha innovación inconsciente y por ello creativa porque, en el fondo, el protagonista es la persona y su voluntad de seguir hacia adelante.
Un abrazo

MaS dijo...

Bravísimo cuento.
Me ha encantado.
Yo os apunto la frase de Marcel Proust “el acto real del descubrimiento no es encontrar nuevas tierras, sino ver con nuevos ojos”. La actitud de constante búsqueda, crecimiento y mejora, debe diferenciarse a la suma del talento visionario, el esfuerzo constante y a la eterna voluntad.
Innovan pocos y eso no me preocupa mucho, pero sí que muchos abandonen su actitud evolutiva.
Besos.
M.

Pepe Moral Moreno dijo...

Muy buena reflexión, Fernando!
cierto que innovación, innovación, poco, o muy poco. La verdad es que lo bueno que ha traído la tan manida palabra a la hora de aplicarla a las organizaciones es el estar siempre en guardia buscando soluciones inteligentes (la actitud evolutiva que decía MaS).
En la medida en que, como decía Pablo, sólo nosotros demos con la solución inteligente, encontraremos el elemento diferenciador con respecto a los demás, y por qué no, podemos llamarlo innovación... en maneras o procedimientos de actuar.
Buen post; saludos,
Pepe

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Hermoso y didáctico cuento. Ahora se lleva mucho lo de I*D y como bien dices se innova más bien poco; todo suelen ser soluciones sobre algo ya sabido en el mejor de los casos. No sé si lo hacen en pos del desarrollo, que no estaría mal, sino sólo por la pasta.
Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Creo que no ha salido mi anterior comentario. Te decía que el cuento es hermoso y didáctico a la vez. Hoy se lleva mucho de de I+D pero innovar creo que se hace poco; todo lo más se avanza en lo ya conocido. No sé si se hace para progresar o sólo por dinero.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Me faltaba por catalogar la "innovación inconsciente" que menciona Jose Luis. Creo firmemente en ella porque es la que hace que las organizaciones evolucionen desde siempre. Incluso antes de que hablásemos de innovación.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pablo, gracias por el comentario y por la historia del huevo de Colón. Al final, para mi es una cuestión de currárselo. Todos tenemos buenos ideas, pero al final solo son eso: ideas.
Un fuerte abrazo y feliz semana

Fernando López Fernández dijo...

Ja ja Katy, algún dia habrá que hacer un post sobre esos anuncios de nuevo, lo mas nuevo supernuevo etc…que como dices tiene que poco que ver con la innovación y mucho con el marketing. Talento, pero también esfuerzo Katy.
En cuanto a lo de la cocina, un apunte. Cada vez que entro en tu blog de cocina estos últimos días el navegador deja de funcionar, así que lo de las patatas a la marinera no lo he podido comentar.
Feliz semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis
Me ha gustado eso de la innovación inconsciente y creativa, porque al final es la voluntad de las personas las que nos hacen avanzar.
Un abrazo

24 de mayo de 2010 13:05



‪MaS dijo

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS
Me encanta la cita de Proust. Ver con nuevos ojos. Y me gusta la ecuación que propones que ya viene resuelta del comentario de José Luis pero que tu das la misma solución.
Un beso de lunes

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pepe:
Muy bueno el resumen que haces de los anteriores comentarios y del post. Al final las soluciones aparecen como evolución. Que se llame innovación o solución inteligente, eso ya es otra historia.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Pues Rafa, hay de todo, pero el que realmente quiere innovar me da que piensa más en la gloria que en la pasta.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Por lo que he leido en los comentarios, en definitiva el concepto (muy bueno por cierto) de innovación inconsciente de José Luis es lo que nos hace evolucionar aunque lo llamemos de otra manera.
Un abrazo

Jordi dijo...

Creatividad no es innovación.

El mensaje que trasmite la historia de la herencia es preciosa, sólo que no es un buen ejemplo para hablar de innovación, ya que innovación es la implantación con éxito de una idea en el mercado.

De todas formas, estoy contigo en que falta innovar más (sobre todo en España). La acción de una persona es determinante, por mucho que hable. (Emprendeduría como actitud para realizar)

Fernando López Fernández dijo...

Hola Jordi:
Bienvenido a Soul Business. Totalmente de acuerdo contigo en que creatividad no es innovación. Si acaso la creatividad ayuda a innovar. En cuanto a lo que comentas del ejemplo lo que quería expresar es que a veces es más o igual de importante la solución inteligente (como es el caso de la historia) La emprendeduría como apuntas, fundamental.
Muchas gracias por venir y comentar.
Un saludo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...