martes, 11 de mayo de 2010

Los autos locos


De pequeño, me fascinaban los dibujos animados de los autos locos. Había algo en ellos que me llamaba la atención. Todos perdían o ganaban ocasionalmente, menos Pierre Nodoyuna y su perro Patán, que más que can parecía una hiena por como se reía. Pues bien, no eran peor que los otros; sólo tenían más mala leche. Por lo demás, a cual más torpe y tramposillo que perseguían un único fin: ganar la carrera como es lógico.

Pero a lo que iba, lo que me llamaba la atención era que ninguno de ellos ganaba en buena lid, o al menos no lo recuerdo. El malo, malo, era Pierre que además de malo por lo que se veía era tonto del culo. El y su perro eran la pareja más pringada de toda la competición, pero también la de más posibles: dos pájaros de cuidado, primos hermanos de El Coyote, el mejor cliente de ACME y víctima del vacile de un Correcaminos que siempre me cayó fatal.

Pero insisto, el resto, que paradójicamente le sobrepasaban siempre, no le iban a la zaga. Desde el Barón Hans Fritz con su Stuka Rakuda que no dudaba en tirar de metralleta, a el profesor Locovitch que tiraba de ingenio y raros artilugios para frenar a sus rivales; o los hermanos Macana que solucionan todo a golpes, al igual que los conductores del superchatarra especial que, si como el séptimo de caballería se tratase, se lanzaba al ataque utilizando todas las armas disponibles; o los cursis y empalagosos de Pedro Bello Y Penélope L’amour que daban ganas de que se perdiesen porque esa carrera no era para ellos y acababan siempre entorpeciendo…El resto eran “frikis”. Y si no observad: Un leñador y un castor, Brutus y Listus que con esos nombres ya me diréis que se podía esperar de ellos; un granjero cuyo automóvil se mueve con una estufa y lleva de copiloto al oso miedoso; o los mendas de el espantomóvil que parecían siempre haber salido de un “after” gótico. Todos, insisto, tramposillos.

Y eso es lo que me llamaba la atención: que ninguno de ellos jugaba limpio o lo que es lo mismo el fin justificaba los medios.

Todo esto viene a cuento de un artículo que remitió Francisco Alcaide (@falcaide en Twitter) y que ayer apareció en el suplemento salmón de El Mundo: Jefes que triunfan con “antivalores” que me recordó a los dibujos animados de mi infancia, entre otras razones, porque en el fondo hablaba de lo mismo: ganar a cualquier precio sin importar a cuantos se dejaba en la cuneta.

Y me preguntaba si estos y otros dibujos no hicieron mucho daño a niños y generaciones de medio mundo que después de seguir los dibus pegados al televisor confundieron la competitividad con el “todo vale”, las buenas maneras con el “maricón el último”, o el triunfo efímero con el “que me quiten lo bailao” por una cuestión de aprendizaje; o si alguno de estos niños decidieron emular en su vida de adulto a cualquiera de esos pilotos por identificación natural o por convicción, lo cual es mucho más peligroso que lo anterior.

Pero a lo mejor esto que cuento es una ida de olla mía y no tiene la menor importancia que en estos inocentes dibujos en los que no triunfa el bien sobre el mal (¿qué valores tiene el Correcaminos, o Piolín, o el golfo de Bugs Bunny…?) sino el listillo sobre el torpe y los antivalores suelen aparecer en cada secuencia en modo de ira, violencia, envidia, crueldad etcétera.

En fin, que se me ha ido la almendra.

Feliz martes.

El miércoles Thinking Souls con un especial Francisco Alcaide

16 comentarios:

José Luis del Campo dijo...

Los antivalores son algo muy valorado en algunas organizaciones, :-)

Si yo hablase y alguien me escuchara....

Un abrazo amigo

Fernando López Fernández dijo...

Hola José luis:

Gracias como siempre por pasarte. Como dices los antivalores son algo muy valorado en algunas empresas.

Lo que pasa es que sabemos bastante de silencios... y se comprenden muhcas cosas sin hablar.
Un abrazo amigo

FAH dijo...

El otro día Tino Fernández hablaba de "Los jefes antivalores que triunfan" (http://www.expansionyempleo.com/2010/05/07/desarrollo_de_carrera/1273247345.html)

Da para pensar porque a partir de un cierto nivel de la jerarquía todo está bastante "sobado" (dejémoslo ahí).

Muchas gracias x el especial de Thinking Souls.

1 abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Si, es ese el artículo que también apareció en el mundo. Y como dices, a partir de ciertos niveles, mejor dejarlo ahí.

Un abrazo

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

¿Sabes? le pregunté a mi padre (tiene 76 años) si creía que los dibus "de malos" podían haber influenciado a algunos de sus jefes y la respuesta, por demás evidente, fue:
"En mi tiempo no habían dibujos porque no había tele, pero jefes cabrones siempre los ha habido, como también jefes mejores"
Los valores, amigo mío, no dependen del tipo de Tv que veas, ni de "dibus buenos o malos", depende, muy directamente, del tipo de educación que hayas tenido (y no del colegio en el que estuviste matriculado, exclusivamente) y lo que reconozcas como bueno o malo.
Pero por "argumentar" podríamos; por ejemplo, los niños que vimos como Marco fue abandonado por su madre (por circunstancias, pero oiga, se quedó sin mamá), que tuvo que ir de Los Apeninos a Los Andes solito, que tuvo que trabajar en su infancia y pasar una serie de calamidades que no quisiéramos ni en sueños, resulta que ahora, rozando la cuarentena nos da por ser "libres", abandonar responsabilidades, hacer "las Américas", para al final "volver con mamá". ¿Podría ser?.
O como vimos "sienes y sienes" de capítulos de Los Picapiedras, no nos importa no avanzar laboralmente, aunque estemos picando piedra toda la vida, mientras podamos tener un "elefantelavavajillas", un "supermegamandoadistanciapiopio", un "cerdotrituradorderesiduos" o un "troncomovilultimomodelo". ¿Podría ser?
Para lo que ya me quedo sin argumentos es con la Gallina Caponata o Espinete, pero habrá de todo, digo yo.

Lo de los antivalores es harina de otro costal y sin siquiera llegar a esos niveles que citan en los comentarios. La diferencia es que con los dibujos animados, al menos, te entretenías y hasta te lo pasabas bien; con los otros "personajes", tu vida puede resultar bastante dura y no te quedan ganas de reir.
Un beso, Fernando.
P.D. Muy interesante el artículo que recomendaste.

MaS dijo...

Muy buena entrada, Fernando.
¿Qué aprendí entonces? ¿Qué se quedó grabado en mi forma de comportarme? ¿Qué puedo cambiar ahora que reflexiono sobre ello?
Porque a veces puedo ir de Piolin y a veces de Silvestre... en este campo todo es un poco relativo.
Un abrazo,
MáS.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Hernandez:

Efectivamente, los valores dependen de la educación y de lo que percibas como malo o bueno. Simplemente quería hacer un paralelismo que me resultaba curioso. Los dibus entretenian, pero también reflejaban actitudes para bien o para mal. Y de acurdo, la realidad puede superar la ficción.

Un beso y feliz martes

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS

Ja ja, como dices todo es relativo y el aprendizaje es una cosa muy particular que le lleva a uno a ser Piolin unas veces y otras Silvestre.
Un beso de martes

JLMON dijo...

Hola Fernando
El artículo bueno y tu reflexión mejor.
Creo que lo peor de todo es que estos malos encima eran simpáticos y te acababan haciendo gracia. Ahora son malos,malos, requetemalos, pero siguen triunfando.
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

Hola josé Luis.

Ese es el problema, que los de los dibujos eran simpaticos, pero los otros...

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
¿Y que me dices de "Don Gato"? Fantástico también, ¿verdad? Estoy de acuerdo en que en muchos momentos comparamos estas situaciones y... no sé, supongo que en la vida nos van inculcando valores por todos los lados y al final somos como somos por influencias varias.
Pero, que nos quiten lo bailao, que yo con los Autos Locos y con Don Gato he disfrutado mogollón.
Un abrazo.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Debo de ser muy mayor pues no recuerdo haber conocido a los personajes que citas, quitando el correcaminos, que como su nombre indica duro lo tenía, o al coyote, otro que tal bailaba. Los míos eran Tom y Jerry; la verdad es que nos divertíamos con ellos. Supongo que los dibujos alguna influencia habrán tenido, pero también jugábamos con pistolas y que yo sepa no tuvieron ninguna trascendencia. Bueno que a mí también se me va la almendra, un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Don Gato era la leche, "un perdedor" que para mi, al final siempre ganaba porque en el fondo era feliz. Los valores, evidentemente se van construyendo de otra manera, pero como le decía a María Hernández solo quería hacer un paralelismo. A mi los autos locos me gustaban, pero me llamaban la atención (de hecho, diseñé un plan de incentivos basado en sus historias, pero jugando limpio). Y somos lo que somos por influencias varias como apuntas.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Si debes ser mayor je je. No, en serio. El hombre es un ser paradójico y a mi me apasiona por ejemplo la segunda guerra mundial y ni soy violento ni me gustan las guerras. He jugado con pistolas, soldaditos etc, y no se me quedo la parte mala (eso creo). Todo nos influye para bien o para mal. La elección es lo que determina la forma de actuar después.
Un abrazo

Mari Cruz dijo...

Bueno por lo que léo somos de la misma quinta Fernando, llevo retraso en tu blog como ves.

A mi me marcaron especialmente "Erase una vez el hombre" y "La abeja Maya" quizá porque era la rebelde ;) claro que el empleado Marco que va expatriado por medio mundo para encontrar su seguridad no estuvo mal, al menos nos enseñó lo que es disfrutar y aprender del trayecto.

feliz semana a todos.

gracias por tus RT's y comentarios a mi blog :) mari cruz

Fernando López Fernández dijo...

Hola Mari Cruz:

Pues eso parece, de la misma quinta y las mismas experiencias infantiles. Erase una vez el hombre fue una de las mejores series que hubo. La abeja maya ya la veía menos y eso que también era un poco rebelde je je.
En fin, que estuvo bien.
Gracias a ti por los post que nos dejas.
Feliz semana para ti también. Un abrazote

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...