viernes, 22 de octubre de 2010

El lado oscuro de los viajes: tipos a evitar.



En los viajes no todo es maravilloso ni tiene porque serlo. En un viaje tan importante son los paisajes, la cultura, las costumbres como las personas. Es más, las personas pueden hacer que tu viaje sea maravilloso o que no lo disfrutes. Dependiendo del país y de cómo te perciban puedes ser un euro con patas o lo que es lo mismo, carne fresca para timarte o darte la del pulpo. 

Yo entiendo que la gente se busque la vida: es más, a diferencia de muchos “viajeros” comprendo que al verme quieran hacerme “la fifty hundred” como dice mi amigo Nicolás Cubelli, más aún, cuando vas a lugares donde la miseria está tan extendida que muchas veces es más una cuestión de necesidad que el deseo de hacerte la tanganilla.

Es inevitable que te encuentres con estos pequeños inconvenientes y forman parte también del viaje. Se pueden clasificar de muchas maneras. Por ejemplo en función del lugar que ocupen dentro de la “cadena de valor del timo” o lo que es lo mismo en función de la intermediación que realicen. Así, te puedes encontrar al “estudiante” que solo quiere aprender tu idioma y de paso, llevarte a la tienda de su primo. O al chofer o taxista que te quiere liar llevándote a otro hotel porque el que has elegido “ha cerrado”. 

Se pueden clasificar en función de la cantidad de pasta que te quieran sacar, es decir, si te consideran cliente para venderte una alfombra, o si por el contrario te ven más como comprador de un juego de té o souvenirs varios. Pero hay más, los que apelando a emociones, religión, hechos históricos, o color de la piel, quieren que te sientas culpable y apoquines unas monedas o unos billetes. De todos ellos, de sus perfiles y de sus tácticas para aligerarte la cartera hablaremos con detalle en otros post. Hoy toca hablar de los que hay que evitar.

Suelen “entrarte” de manera suave, como si no tuviesen interés alguno en tus pertenencias; te ayudan de forma desinteresada o aunque no se lo pidas; se lo toman con calma y si ven que eres complicado “te marcan” antes de despedirse y dejarte en manos de un compinche; comenzarán ofreciéndote hospitalidad, se sentirán muy alegres de haberte conocido y poco a poco comenzarán a hacer sus ofertas. Primero, servicios inocentes, como una excursión, un paseo, una visita de una ceremonia, una visita a sus casa como muestra de hospitalidad etc. Si no cuela, pasarán a ofrecerte mujeres, más mujeres, hombres, niños, something special? y si tampoco, pasan a las drogas. A medida que te vas negando, se van encabronando y, en esos casos, lo mejor es despistarlos porque el asunto puede acabar en atraco. Tampoco conviene tomarse nada con ellos ni coger confianza pues son descuideros profesionales y a las primeras de cambio, pensando en que lo tienes controlado, se hacen con tu bolso, mochila o cámara de fotos. Incluso, en uno de esos descuidos te pueden “envenenar” echándote algunas sustancias en el refresco, el té, la comida etc.… con el resultado que ya podéis imaginar.

Tipos a evitar aunque te llamen anti social, racista, cabrón o lo que sea; pero más vale prevenir que curar. 

Con esto no quiero decir que uno vaya como un paranoico con todo el mundo, sino que sea lo suficientemente prudente y juicioso a la hora de relacionarse con determinada gente. Esta gente son excepciones, pero excepciones malas: mala gente.

El mundo está lleno de gente maravillosa, pero hay tipos que es mejor evitar.

Os dejo lo que escribí sobre ellos en Soul India

Feliz fin de semana

LA MAFIA INSOLIDARIA

Khajuraho, cuenta con un numeroso grupo de jóvenes, generalmente bien vestidos y que hablan bastante bien inglés, cuya principal ocupación es ganar dinero fácil mediante timos y engaños a  turistas y viajeros. Lo que los diferencia de otros comisionistas son sus maneras suaves, educadas; su persistencia afectada, y que generalmente van en parejas o tríos. Pero hay algo falso en todo ello que te pone alerta; se ofrecen para cualquier cosa: tomar una copa, visitar su casa, ir gratis a cualquier lado o,  ignorar algunas tiendas. Demasiado guay, demasiado sospechoso.

Todos te quieren alejar de zonas más pobladas o donde la policía turística descansa sobre cualquier sombra. Muchos de ellos van en moto o bicicletas y te van acompañando hasta que ven a la policía. Entonces desaparecen y vuelven a aparecer unos cientos de metros después; lejos de la vista de la policía. Son Guadianas de ojos vivos. Los ciclo- rickshaws wallash  los temen, como si ya hubiesen sufrido en sus propias carnes la violencia del que lo quiere todo.

Intentan hundirte sicológicamente hasta que cedas a sus pretensiones, como si fueses un toro al que una muleta marea sin descanso. Te hablan por un lado , por el otro; cambian el idioma cuando hablan entre ellos y vuelven a la carga; unas veces por la derecha, otras por la izquierda . Son tortura india.  Unos verdaderos hijos de puta; aquí no valen eufemismos.

Todos tienen novia en Santander, en Milán o en Barcelona. Algunos hablan un poco de español o italiano, pero de enciclopedia barata, de gramática imposible. Eso sí, no tienen fotos de ellas, ni direcciones que lo acrediten. 

Después de veintidós días en la India, yo les costaba  un poco más y al final abandonaban cuando después de aguantar una presión que me impedía  disfrutar de la belleza natural de Khajuraho, les decía  que ya estaba  bien, que me dejasen en paz, que yo no había llegado hasta allá  para entablar su amistad.

Entonces sus miradas y amabilidad se transformaban en ojos agresivos en ademanes desafiantes, como si calibrasen las posibilidades reales de un enfrentamiento directo.

“En Khajuraho, muchos ladrones, muchos atracos”- me decía uno de ellos. “Cuidado con esos” -  me avisaba  otro. Y esto se repetía  cada vez que los tenía cerca. Entre ellos mismos se denuncian, te avisan sobre donde te quieren llevar los últimos que te han abordado. Es su manera de entender la competencia, demostrando una falta de escrúpulos total, incluso entre colegas de profesión.

Y para mí hasta los ladrones deben tener su punto de legalidad, de “honestidad” con el robado y  con el gremio. Yo que no me jacto de ser muy valiente, ni de nada en particular, le dije a uno de ellos que si cualquiera intentaba robarme, chorearme  o tocarme un pelo, todos ellos iban a tener muchos problemas y que su vida, tal y como la conocían, se iba a convertir en un infierno.  Demasiado osado por mi parte, demasiado gallito. Pero coló.

De vez en cuando está bien  eso de ver una película de macarras.


18 comentarios:

oliver dijo...

Hola Fernando, mi experiencia en Tailandiano fue demasiado grave. Se trataba de pequeños timos de poca monta pero que, de alguna manera, me hiceron gracia.

Fui en 2004, previamente habiendo leido mil foros sobre el pais. Pero aún así uno siempre cae. Resulta que en esa epoca (no se si ahora sigue igual), había principalmente dos tipos de taxis en Bangkok: unos amarillos y verdes, los "oficiales", y los azules y rojos que eran taxis realquilados a otros conductores.

Cuando por motivos de prisa cogimos uno azul y rojo, en medio del trayecto nos para en una especie de joyería que nos dice que está increíble para que compremos algo, y que a él por las compras le dan tickets para gasolina. Decidimos no comprar nada y se queda medio cabreado...total que tampoco nos lleva al templo que le habíamos dicho, pero como vemos que puede ser interesante y no queremos más líos...pues nos quedamos a ver ese templo. Lo gracioso es que el guía de templo nos pidió unos cuantos baths para ayudar a la educación de su hijo...le dimos creo que 50 bath (al cambio 1 euro), y nos trató como reyes.

Vi algunas cosas parecidas en el país, pero sería injusto dar la imagen de que Tailandia está lleno de timadores: ni mucho menos, y los que intentaban timar lo hacian muy sutilmente. Una maravilla de país la verdad.

Un saludo ;-)

Fernando López Fernández dijo...

Hola Oliver:

Si, es habitual lo de los taxis, no solo en Thailandia. Muchos son realquilados y controlados por mafias que te querrán llevar a comprar oro, jade etc... o asitios peores. Si no pactas el precio y te pones serio, intentarán"sicológicamente" meterte miedo para que aflojes. lo del guía es habitual, pero eso yo casi ni lo considero timo, salvo en India o en algún otro pais donde hay especialistas en hacer que "odies" lo que estás viendo.

A mi Bangkok me gustó mucho y salvo lo pesados que pueden llegar a ser algún conductor de rickshaw, y los tipos que quieren que entres en un club o un espectáculo de sexo, no lo vi especialmente peligroso, aunque timadores si se ven muchos en las zonas turísticas y los mercados.

Un abrazo y gracias por compartir la experiencia.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Interesante aportación.
En mi experiencia puedo decir que he tenido mucha suerte, sí, suerte, porque aun viéndome en situaciones complicadas siempre ha habido alguien que me ha ayudado sin ningún ánimo de robarme. Y estoy seguro de que esa es la gente normal de la calle, hospitalaria que se diferencia claramente de los "timadores" que mencionas.
Un abrazo.

pilar mandl dijo...

Pues no sé si apetece mucho visitar el país leyendo tu artículo...

¡Está muy bien explicado, Gracias!

Katy dijo...

La verdad es que tu post de hoy mete miedo jajaja. Afortunadamente yo no he tenido estas experencias negativas porque cuando he ido a esto paises no he ido por cuenta, sino en grupo en donde estos "servicios" no nos han sido ofrecidos. Eso a ti que eres un jóven atractivo:)
Pero conozco a mucha gente con experiencias que ponen los pelos de punta. Mas vale prevenir que curar y toda prudencia es poca.
Un beso y buen finde

Fernando López Fernández dijo...

Hola javier:

Así es, la mayoría de la gente es buen, pero como sabes en todos os sitios cuecen habas. De los que hablo es de los timadores, no en general.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pilar:

Hombre, es solo una pequeña pequeña parte, pero India merece muy mucho la pena.

Gracias por pasarte y feliz fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

No es uewstión de eter miedo, sino de explicar realidades y en los viajes, como sabes, no todo es perfecto y sí, tiene más posibilidades de que se acerquen estas personas si vas solo, pero es el precio a pagar je je.

En fin, que en cualquier caso, como digo, son hechos aislados.
Un beso y feliz fin de

Myriam dijo...

Realmente esta gente te amarga la vida. NO necesito ir muy lejos, a la India, para encontràrmelos y son tal cual tù los describes.

Buen fin de semana, Fer.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Supongo que serán hechos aislados, pero, coño, asustan. Por las experiencias que cuentas debes ser el Indiana Jons de Divertia. je,je.
Un abrazo. ¡Ah¡, por cierto a mi, a nosotros pues éramos 14, nos robaron 40.000 pelas en el metro de Madrid. El amigo que portaba el escote de la cuadrilla salió del vagón tras los ladrones, los 13 a continuación y se esfumaron como alma que lleva el viento. Otro abrazo

Asun dijo...

Siempre es mejor prevenir que lamentar.

La verdad es que te pueden amargar el viaje.
La primera vez que fui a Marruecos, desconfiaba hasta de mi sombra. con el tiempo fui desenvolviéndome con más soltura y echándole cara. Al final los autóctonos me llamaban Fátima, queriendo decir que sabía torearles muy bien.

Besos

JLMON dijo...

Como me suena Fernando...
Lo narras tal cual ocurre, pero no nos desanimamos, no?
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

Hola rafa:

De Indiana Jones nada je je. Solo que me muevo por otros sitios. Pero fíjate en lo tuyo, 40.000 pelas de bote es mucho bote. Y es que hay mala gente en muchos sitios.

Un abrazo rafa

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Los hay en todos los sitios, no hay lugar del mundo que esté libre de ellos.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:

Marruecos es otro de los lugares en los que hay que saber leer sus códigos. Como dices, al final vas conociendo y te van conociendo y es más complejo que te engañen . Se lo piensan más.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

¿desanimarse? nunca, esto forma parte de los viajes y de la vida.

Un abrazo

xixerone dijo...

es cierto! pronto haré un post con mi experiencia en Jaipur y te linco a esta :)

Afortunadamente no todos son estafadores y hay de todo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Xixerone:

Bienvenido a Soul Business. Gracias por pasarte. La historia de Jaipur promete porque allí abunda mucho esa tropa.

Un saludo y tienes un blog genial.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...