sábado, 2 de julio de 2011

Alejarse para estar cerca

Aeropuerto de Bahrein

Como viene siendo habitual por estas fechas, el blog se toma un descanso. Es normal. Uno, está más centrado en dejar resueltos los asuntos pendientes y “last minute” antes de las vacaciones y en preparar la logística de esos días de desconexión, de quehaceres y personas habituales, necesarios para el buen gobierno de cuerpo y mente.

Halong Bay - Vietnam
Las vacaciones de verano, época en la que puedo tomarme al menos tres semanas y suelo irme a hacer puñetas y/o a lugares donde el “hombre blanco” hace años que se fue aunque no lo hiciese del todo y donde la vida lleva otra velocidad y otros registros.

Alrededores de Luang Prabang Laos
Para mi, son días de alejamiento, de tomar distancia física y mental, de explorar ideas, conocer nuevas gentes, recorrer distintos caminos, de buscar otras posibles respuestas a preguntas que se ya se han hecho, de volver a mirar con la curiosidad de un niño que descubre todo por primera vez, de recordar y refrescar la memoria de sensaciones que o había olvidado, o creía perdidas: alejarse para estar cerca, para conocerse mejor.

Munnar - India 

El objetivo final del viaje, de alguna manera, consciente o inconscientemente es llegar a conocernos mejor, a estar más cerca de nosotros. En los viajes se van modelando experiencias cuyo resultado es un mejor conocimiento de uno mismo.

Angkor - Camboya  
Alejarse para descubrir nuevas culturas que te permitan comprender mejor la naturaleza humana, alejarse para adquirir conocimientos diferentes que servirán para ponerlos en práctica o modelar otros.

Kumbakonan - India 
Alejarse, para ser libre, aunque sea temporalmente, de esa zona de comodidad que anquilosa nuestro desarrollo personal, una zona que frena el pensamiento propio y no invita a la reflexión. Alejarse para cuestionarse los por qués y los para qués sabiendo que las respuestas pueden incomodar pero son necesarias para nuestro equilibrio.
Lago Atitlan - Guatemala
Alejarse para activar o potenciar los sentidos que en muchos casos están aletargados o atrofiados. Sentir es vivir y vivir es estar cerca de uno.

Alejarse para estar cerca de una naturaleza que nos habla si la queremos escuchar, que en cada gesto nos enseña y nos guía, pero a la que no hacemos demasiado caso por nuestra soberbia. Y nosotros también somos naturaleza.

Pais Bassari - Senegal 

Por eso, si tenéis oportunidad, alejaos para estar cerca de todo, de todos, pero sobre todo de uno mismo.

Por cierto: Thinking Souls se va de vacaciones, pero antes, os dejo con las reflexiones de Josep Julian, Begoña Gamonal, Javier Rodríguez Albuquerque, Katy, María Hernández, MaS y Rafa Bartolomé,

Feliz verano.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...