martes, 5 de junio de 2012

Cerrado por mediocridad

Hay momentos en los que los proyectos deben cambiar. No es una cuestión de que tengan más o menos éxito, que obtengas resultados o que sepas que navegas por aguas tranquilas: es algo más profundo; es la sensación de que lo que haces no te acaba de llenar aunque sabes que es “aseadito” y, modestia aparte, está por encima de la media: si entendemos como media aquello que no es corta y pega, moda, ni repetición de un mantra; tampoco tiene que ver con aquello que se llama zona de comodidad ni, incluso, con eso de “Give the people that they want”. Es, como digo, algo más profundo. (de innovación ni hablo porque es una palabra que a día de hoy sirve lo mismo para un roto que para un descosido ni de “engagement” porque eso del compromiso  es una cuestión de fe, pasión, equilibrio e inteligencia emocional de la que estamos muy escasos): es una cuestión de satisfacción personal que transciende a la aprobación, al aplauso o al elogio; es una cuestión de honestidad personal.

Esa es la razón por la cual Soul Business cierra no como otros años, por descanso del personal sino porque sé que casi todo lo que escribo es bastante mejorable en muchos aspectos. No sólo en sintaxis y gramática (que a veces me la cargo adrede) sino en rematar las ideas que expreso. Por eso, quizás, sea el momento de dejar de escribir a vuela pluma como se escribe el blog habitualmente para comenzar a escribir los post pasando la pulidora una y otra vez hasta que crea que merece la pena publicarlo.

Es posible que pierda frescura, pero también es posible que lo que se pierde por una lado se gane en profundidad. El caso es que mucho de lo que escribo no me acaba de llenar y sé que lo puedo mejorar.

Llevo varios días dándole vueltas a lo que debería haber sido un post de mayo, pero son tantas las ideas, tantos los enfoques, que no daba con la tecla adecuada. Haberlo publicado hubiese supuesto sentirme bastante insatisfecho; dejarlo a medias, haberme conformado con lo aprendido y no lo reflexionado. El hábito nunca puede convertirse en rutina.

Algo parecido me ocurre con varios diarios de viaje que tengo a la mitad o menos y que no publico porque apenas recogen un esbozo, un instante y no lo que deben ser: una sucesión de emociones más o menos ordenada.

Escribo para mí, pero también para vosotros y si no es bueno para mí, tampoco es digno para vosotros.

Pueden ser días o semanas, pero antes que meterme con temas de diseño o temáticas específicas debo dar una vuelta al contenido que me apetece escribir y cómo lo quiero escribir. El posicionamiento, (si es viajes, negocios o cosas que me interesan) me la trae al pairo; el número de seguidores también, y como esto no lo hago para hacer cash sino por qué me gusta, al menos puedo permitirme el lujo de escribir cuando y como quiera; pero al menos bien, que me guste y si consigo que a ti también pues mejor que mejor.

Feliz día





lunes, 4 de junio de 2012

Los videos de Soul Business y X: Leer la naturaleza


Este es el último post sobre esta serie que recoge alguno de los videos que han ilustrado los post. Lo bueno de las imágenes es que refuerzan, dan otra visión sobre lo escrito y la mayoría de las veces sugieren o inspiran. Como estos en los que la naturaleza nos ayuda a redescubrir muchas cosas.

La verdad es que los dos son una pasada: no porque los haya elegido yo sino porque son sencillamente espectaculares.

Feliz día

El primero que dejo apareció en Desaprender a mirar.




Si el anterior era bueno, este es para disfrutarlo. En Tenemos pocas luces.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...