martes, 22 de enero de 2013

¿Cómo andas de PEB (Producto Envidioso Bruto)?

Creo recordar que esto del PEB lo vi en un tuit de Sebastián Puig (@lentejitas) hace relativamente poco aludiendo a como se las gasta el personal con esto de la envidia que no es más que una de las formas en las que se expresa la mediocridad de espíritu. No creo que esté muy descaminado si afirmo que en España vamos sobrados. Tenemos de todas: sana, insana, cochina, destructiva, cabrona…incluso creemos que existe “la buena”, como si la envidia fuese como el colesterol, que lo hay bueno: eufemismos y gilipolleces. La envidia forma parte de la naturaleza humana y, como tal, inherente a nuestra esencia y el que te digan “que envidia me das” suele referirse más a una halago, a una forma de expresar reconocimiento, que a un deseo vehemente de cambiar los papeles. 

La envidia se manifiesta de palabra u omisión. De palabra, lo comprobamos a diario cuando vemos como las energías, el foco de miles de personas, va dirigido no a opinar, es decir a emitir un juicio basado en hechos sino a cuestionar, criticar, vejar con el único ánimo de hacer daño o provocar adhesiones (que contribuyan al aumento de ese PEB que acaba generando una indignación tanto individual como colectiva) y no a aportar claridad y sosiego; la envidia por omisión, es tanto o más peligrosa que la que se muestra mediante la palabra pues ésta  daña de forma metódica, sutil, mediante el engaño y sin testigos aparentes, aunque al final son los hechos y no los silencios los que delatan al envidioso.

Por otro lado, es extraño que el que anda sobrado de PEB lo reconozca. Entre otras razones, porque el envidioso suele creer que está en posesión de las verdades absolutas, relativas y las del barquero, lo que dificulta enormemente que sus índices desciendan hasta niveles normales. 

Por ello, siempre es bueno hacerse un chequeo, no vaya a ser que el PEB se ponga por las nubes, se crucen los cables, se pierda, no el norte, sino la brújula de la vida, se tomen decisiones para arrepentirse o lo que es peor se acabe por hacer daño a personas que no tienen ni quieren tener  nada con esas guerras que se montan las almas mediocres, tristes y cansinas.

Como siempre, este chequeo que os dejo no tiene ninguna base científica sino más bien es fruto de la observación y relación con las personas.

¿Te cambiarías por otra persona?
¿Te cuesta reconocer los logros de los demás?
¿Te cuesta dar las gracias o pedir las cosas por favor?
¿Crees que no te valoran lo suficiente?
¿Juzgas más al envoltorio que a la persona?
¿Te quejas muchas veces al día?
¿Te enfadas a menudo?
¿Se te niegan los sueños?

Si has contestado a todas afirmativamente: Estás en lado oscuro. Necesitas un tratamiento de choque.

Si has contestado a más de cinco afirmativamente: Háztelo mirar y pide ayuda si no quieres vivir el resto de tu existencia en la amargura.

Si has contestado de una a cuatro afirmativamente: Necesitas revisión. Especialmente de tus creencias.

Si no has contestado afirmativamente a ninguna: Has hecho trampa. Incluso la Madre Teresa de Calcuta, Gandhi, Tolstoi, esa vecina admirable que tienes o todas aquellas personas que generan “buen rollo” han tenido y tienen sus propios niveles por mínimos que sean.

Os dejo un fragmento de la película Amadeus que trata de la envidia que causa la admiración, una de las más peligrosas y destructivas.

Feliz martes 

11 comentarios:

Elsa dijo...

Pues yo creo ando bien de PEB la verdad. La envidia es una de las cosas que menos me gustan de esta sociedad y que menos entiendo. Aún así, si me atengo a tu "test" por lo visto necesitaría revisión pues cayó un sí;)

En cuanto a la peli, es una película que me gustó mucho cuando la vi pero no recordaba la escena.
En ese caso, la envidia-admiración era claramente peligrosa, sin embargo, creo que se puede sentir esa admiración sin "envidiar" en el mal sentido. Envidiar-admirar sin ánimo de hacer daño, sino de disfrutar con el éxito o las capacidades de los demás. Esa es la que yo aplico en mi vida: admiro-envidio al 1º bailarín de una compañía de ballet, al poeta que me hace vibrar, al pintor, etc.

Un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Elsa - Todos tenemos aunque sea mínima. Envidiar-admirar yo lo pongo en admiración simplemente porque soy consciente de que mis capacidades son diferentes y cada persona es única.
Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: si bien es cierto que nadie se cambiaría por otro (o al menos eso creo), siempre hay alguien que te hace vibrar, que hace que te sientas pequeño; sucede con todo, pero sobre todo con el arte. No creo que sea envidia, pero si se siente un cierto amargor por no poder llegar ni a la base de ese nivel. No sé, esto de la envidia creo que lo tenemos todos. La escena de la película es fantástica, claro que va más allá. Me ha gustado mucho tu punto de vista. Un abrazo

Anónimo dijo...

Todos tenemos algo en algún momento, como bien dices, hasta el más humilde y "santo". A lo más que llegamos será a que que sea lo más sana posible, y que nos pueda servir para aspirar a mejorar, entrenarnos, formarnos, etcétera.
Estoy de acuerdo en que debemos "hacérnoslo mirar" de vez en cuando, hacernos un chequeo a nosotros mismos de vez en cuando sirve para desechar estos malos pensamientos y pensar un poco más "en positivo".

Un abrazo
Pablo Rodríguez

Myriam dijo...

jajajajajjajaja Excelente, Fernando. Excelente.

PD. Respondo negativo a todos las preguntas. Por suerte (o por trabajo personal, mejor dicho)

Myriam dijo...

¡Y pobre de ti que le llames Teresa de Calcuta!, (me llamo Myriam la Cicuta) jajajaja

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Bueno, yo iba a decir que ninguna, pero no me has dejado opciones ;)
Un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Rafa Bartolomé - es que como comentas, la admiración o el deseo no tiene por que ser envidioso. Para mi son cosas diferentes y la pregunta de ¿si te cambiarías por alguien? la responde . Un abrazo

@Pablo Rodríguez - Veo que has vuelto a escribir Pablo y a pasarte por la blogosfera, lo cual te agradezco. Estoy de acuerdo que lo que nos puede ayudar es a mejorar si lo deseamos, pero siempre porque queramos nosotros, no por emular ni por estar a la altura. Un abrazo

@Myriam - Bueno, pues afortunada tu Sor Myriam de Tel Aviv, casi nadie puede decir lo mismo. Besos

@JAvier Rodríguez - Si he dejado, mira a Myriam. Otra cosa es que tenga mis dudas o sea matizable, pero bueno tu eres un buen chaval no? Un abrazo.

Pedja P dijo...

Yo tengo altos niveles de ácido úrico y de PEB y es más a medida que me acerco a los 40 años cada vez tengo más altos los dos. Desde el último año mi PEB ha subido extraordinariamente, lo confieso, y no hago nada.

Al igual que me gusta comer y no me cuido mis ataques de gota, lo mismo me pasa con el PEB y lo peor de todo es que no me importa. Cierto es que me crea frustación y cierto amargamiento pero también me impulsa a reciclarme. Miro a los demás, me fijo en ejemplos de vidas atractivas, vocacionales, con éxito y me da envidia, mucha envidia y me empuja y me cuestiona si ando en la dirección correcta.

Es verdad que hace que no me sienta cómodo conmigo mismo, es verdad que me da pena pero el impulso que me da mi PEB hace que sea capaz de soñar y de intentar cambiarme aunque realmente no consiga nada... de momento. Salieri al fin y al cabo también pasó a formar parte de la Historia y yo he contestado a varias de las preguntas del test afirmativamente. Con todo ello quiero concluir que tener altos niveles de PEB no tiene por qué ser malo siempre y cuando lo sepas gestionar adecuadamente, al igual que cuando tengo ácido úrico, no veias lo mal que lo paso con los ataques de gota pero no veáis lo formidables que son los´primeros días posteriores a los ataques y cómo valoro el simple hecho de poder caminar...

Enhorabuena Fernando, gran post que me hace reflexionar.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@pedja Gracias por pasarte y comentar. El problema, como ocurre con la salud es que muchas veces no lo gestionamos adecuadamente, pero tambien creo que el primer espejo en el que hay que mirarse es en el de uno mismo. Los otros pueden inspirar pero nunca solucionar.

Un abrazo y gracias de nuevo por comentar

Myriam dijo...

Oye, que buena sí (y por que trabajo para serlo y desarrollar lo mejor de mi), pero de monja nada!!!!!!!!!!!!!! jajajaja

Besos

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...