lunes, 15 de abril de 2013

Convivir con el miedo

Pintada en Mompox Colombia 

Es curioso como un texto puede quedar obsoleto o seguir siendo actual; es curioso como nuestras percepciones van cambiando con el paso del tiempo, se van matizando o quedan inamovibles.

Hace exactamente un año publicaba el post Comerciales de la esperanza. De vez en cuando, viene bien darse una vuelta por aquello que se escribió y reflexionar sobre el momento en qué fue escrito. Leyéndolo de nuevo, llego a la conclusión de que apenas nada ha cambiado desde entonces en lo que se refiere al entorno general (economía, sociedad, política) y que siguen siendo necesarios los comerciales de la esperanza o, más bien, que la esperanza nos acompañe. El post finalizaba con este párrafo: “Tener esperanza es la forma de seguir luchando por nuestros sueños, creer en ella depende de uno mismo, pero cuanta más gente tenga esperanza más fácil será vivir sin miedo al futuro ni al dinero.”

Y tener esperanza no es ni más ni menos que albergar un profundo deseo de vivir y de comprender que quizás lo más importante de la vida es saber convivir con el miedo en su más amplio sentido, al ser la única emoción que te acompaña durante toda la vida, salvo que tu nivel de consciencia esté en un plano más espiritual que terrenal, lo que está al alcance de muy pocos.

Convivir con el miedo no es sentirse reconfortado por frases llenas de optimismo ni recetas de felicidad ni claves para transitar por este valle de lágrimas: convivir con el miedo significa comprender que todo lo que amas es temporal, que todas tus creencias y sueños pueden ser derrumbados en un instante, que en ocasiones, la lucha y el esfuerzo, como el amor, no tienen recompensa; convivir con el miedo es darse cuenta de que el sufrimiento, las preocupaciones, son tan naturales como la alegría; que sólo existe realmente un miedo: el miedo a no quererse a uno mismo; convivir con el miedo es convivir con tu propia soledad.

Por eso, ampliando el anterior post añado que mis comerciales de la esperanza son todas aquellas personas que no sólo provocan que este mundo sea mejor, sino todas aquellas que han sido derrotadas una y otra vez y siguen adelante, o aquellas que sufren pero no se resignan, o aquellas que se entregan a los demás renunciando a su bienestar personal, gente que en su alma tiene escrita la palabra dignidad, un alma en la que sólo se vislumbra AMOR que es la única gasolina que utiliza la esperanza y la vida.

Así que este post va por ellas, por todas aquellas personas que te ayudan a comprender qué es eso de convivir con el miedo.

   
   

14 comentarios:

M. Teresa dijo...

Cuesta, me cuesta convivir con el miedo, asumir que somos efímeros, que voy a perder lo que amo, el miedo a enfermar y a tantas otras cosas ... sé que es una cuestión cultural y que no nos han educado en ese sentido, y ya se sabe que todo lo que debes aprender de mayor cuesta más de asimilar.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hablas de amor y de dignidad. Creo que son dos de las herramientas fundamentales para combatir el miedo.
Un abrazo.

Myriam dijo...

¡¡Preciosa entrada!!.

Besos

Elsa Rodriguez dijo...

Precioso Fernando!

cristal00k dijo...

Cuando un tiempo se acaba, muchas veces nos aferramos sin sentido a comportamientos, objetos o personas, que en el fondo sabemos que ya pertenecen a nuestro pasado. En un intento vano de permanecer en él.

Supongo que nos da miedo perder esa zona de confort en la creemos estar, aunque sea una jaula como la de la cobaya...

Y es que crecer, en el sentido vital del término es algo como mínimo inquietante. Los cambios de ciclo dan muchas veces una sensación de pérdida de la seguridad de lo conocido. Algo que cuesta aceptar sin lucha interna, a nadie le gusta perder. Pero la vida, casi siempre termina por sacarnos de no importa la jaula en la que estemos. Quizás porque lo único permanente y que nos permite sobrevivir, es el cambio, por miedo que nos dé.

Great Soul Post!!

Katy Sánchez dijo...

Gran post y como dices convivir con el miedo es intentar superarlo y luchar para que la vida delos tuyos sea mejor y también por los que e rodean. Cercanos, lejanos..
Y eso lo saben los que lo han perdido todo y aunque han salido adelante saben que puede volver a suceder. Y convivir así es saber que estás de paso, que nada te pertenece y que aquí estamos de prestado todos... creyentes y no creyentes y que vamos en el mismo barco.
Bss

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Maria Teresa - Claro que cuesta, cuesta muchísimo perder lo que se ama y cuesta aceptar que el futuro nos despojará de muchas cosas. Eso es lo realmente diícil de entender y como apuntaba sólo los que viven en un plano espiritual no lo sufre, Un abrazo

@Javier Rodríguez . El amor empuja y la dignidad da fuerza. Simple pero efectivo. Un abrazo

@Myriam . Me alegra que te haya gustado besos

@Elsa Rodriguez - Gracias Elsa

@Cristal00k - pues ya he pillado una frase para los thinkings. me ha gustado eso de la jaula. Un abrazo.

@Katy - Es comprende rel ciclo de la vida, pero como se apuntaba arriba cuesta. besos

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: no tengo muy claro si el miedo y el pesimismo van unidos o son una misma cosa. Desde luego no solucionan nuestros problemas: a la vida hay que echarle optimismo y alegría (teniendo claro está los pies sobre la tierra). Para pensar tu post de hoy. Un abrazo.

Esther Navarro Rosinos dijo...

Difícilísimo lo que propones, pero creo que es el quid de la cuestión. Convivir con el miedo y hacerlo nuestro, como hacemos nuestras otras emociones es lo que nos hace realmente libres.
Felicidades por la entrada

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Rafa Bartolomé - Yo creo que son dos cosas diferentes pero se tocan de cerca. el miedo bloque y el pesimismo hunde. Un abrazo

@Esther Navarro Rosinos Gracias por pasarte por Soul Business, Desde leugo que es difícil por lo que apuntaba del plano espiritual y terrenal y como bien dcies saber convivir con el nos hace libres. Un saludo

Yo adoro viajar. I love travelling! dijo...

Tu entrada me ha encantado. Que difícil es vivir, día a día. Yo ahora estoy pasando por un momento difícil. Quizá el más duro. Me quedé sin compañia para mis viajes. Pero con mi fuerza interior y apoyada en teorías espirituales, pienso seguir levantandome cada mañana, sonreir a la vida y agradecer al universo la oportunidad de ver las puestas de sol, sentir la lluvia, escuchar a los pájaros, tener los besos de mi hija y muchos sueños por cumplir.
Un saludo

Trini
http;//yoadoroviajar.blogspot.com
Si quieres nos seguimos...

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Yo adoro viajar- Eso es lo importante, seguir adelante aunque cueste. La actitud es importante. Gracias por pasarte por Soul Business. Y por cierto, hace tiempo que ya te tenía enlazado y te seguía.

Buen fin de semana

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

aaaaajjjj el comentario anterior era para la entrada siguiente tuya de subir al cielo. Lo paso para allá. Disculpa.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...