miércoles, 22 de mayo de 2013

Cosas que no deberían morir: la poesía


Como cantaba el grupo gallego Golpes Bajos, son malos tiempo para la lírica. Especialmente para la poesía. Seguramente no alcance a verlo, pero tengo la impresión de que en unas décadas habrá desaparecido de las vidas de los hombres: por falta de poetas y por falta de lectores. Más que nada porque, al paso que vamos, viviremos en un mundo de rutinas, de precisión intelectual y programación emocional de tal calibre que apenas dejará espacio en nuestro tiempo o nuestra cabeza para leer, componer o recitar unos versos.

Vivimos tiempos en los que la belleza que no se traduce en dinero no es útil. Muy pocos pueden vivir hoy de la poesía; muy pocos leen, al menos una vez al año, una o dos poesías y aún muchos menos los que la compran. Vivimos tiempos en los que el verso ha dejado su lugar a la frase, a la reflexión contundente, comprensible y práctica, quedándole a la palabra poco margen para la interpretación, para los juegos de la imaginación.

Las frases y reflexiones ajenas, las podemos hacer nuestras, compartirlas, pero no nos pertenecen. La poesía, por el contrario, es siempre propiedad de quien la lee: un poema no se escribe para comprender sino para sentir. La entonación, el ritmo, el fondo, es leído y sentido de forma diferente por cada lector convirtiendo los versos en algo único, en algo íntimo que nadie puede explicar.   

Morirá la poesía, y no se comprenderá eso que decía Rabindranaht Tagore que afirmaba que  “La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos”. En unas décadas la mente del ser humano sabrá perfectamente manejarse con las claves del Universo, pero su corazón estará tan distanciado que apenas escuchará los ecos que realmente le unen con el universo. Todo será tan frío, tan previsible que hasta el amor, sentimiento universal del que se nutre la poesía, no será más que un concepto técnico, una emoción casi residual.

La poesía nos cuenta todo sobre los hombres, sobre lo que nos rodea, sobre lo que somos y lo que aspiramos. En ella se encuentran muchas de las respuestas y claves a las grandes cuestiones que nos planteamos y nos preocupan; pero claro, siempre es más fácil consultar en Google y que te lo den hecho, a descifrar las palabras, las ideas y emociones que se encadenan de una manera más bella y profunda.

Y a mi, que se pierda la poesía, me produce una profunda tristeza. No por mí, sino por lo que se van a perder los que vienen.

Hay cosas que no deberían morir.

Os dejo uno de mis favoritos que habla, al menos para mi, de la fuerza del amor. De don Francisco de Quevedo

AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;
mas no, de es otra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.
Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
médulas que han gloriosamente ardido,
su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.



8 comentarios:

M. Teresa dijo...

Toda la razón del mundo. Me gusta leer una poesía de vez en cuando y en un momento determinado pero soy incapaz de coger un libro de poesía y leerlas una tras otra. De todas formas, creo que la poesía siempre ha sido literatura de minorías, de una minoría muy privilegiada que la entiende y la sabe apreciar.

Un abrazo

Katy Sánchez dijo...

No creo que muera nunca. Los poetas son altruistas, soñadores, románticos, realistas...
Ven el mundo con otros ojos, que la mayoría no alcanza ni de puntillas.
Hay muchos poetas en todas las naciones y poesías en todos los idiomas.
Mientras haya flores en la tierra y estrellas en el cielo, y un corazón sensible no morirá la poesía.
Bss

Elsa Rodriguez dijo...

Pues yo espero que no muera nunca. Espero y creo. Eso sí, seguirá siendo minoritaria pero como dices, la poesía no es para comprender sino para SENTIR y los sentimientos siempre están ahí.
Yo hasta hace unos años leía poesía a diario. Ahora no tanto la verdad pero necesito de vez en cuando leer o releer a mis poetas favoritos. La poesía es una de las pocas cosas bellas y puras que quedan y seguirá existiendo sin duda, porque muchos llevamos un poeta frustrado dentro.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Me gustaría pensar que estos tiempos de cambio pertenecen a la poesía, pero me temo que no va a ser así.
A pesar de ello, esta inmensa minoría a la que me enorgullece pertenecer, lucharemos porque estos cambios que se avecinan sean al son, al ritmo y con el sentimiento de un bello poema.
Un abrazo.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando. Discrepo; la poesía no morirá nunca. Los humanos siempre harán poesía, por mucho que se tecnifique el asunto. Amor siempre habrá. ¿Te imaginas que la mirada inocente de un niño dejara de ser poética? Ya lo siento pero esta vez no estoy contigo. Un abrazo

Begoña Gamonal Flores dijo...

Buenas noches, Fernando.

Quizá habría que preguntarse qué entiende cada uno por poesía. Creo que la mayor parte de la gente entiende por poesía frases en verso con rima consonante, hace más de una década que lo he constatado. Cada cual entiende como poema una creación a partir de su propio baremo. Por ese desde hace más de trece años, prefiero llamar a cualquier poema, texto o narración breve creación.

Un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Maria Teresa - La poesia es para leerla a trocitos. Yo tampoco las leo una tras otra, me parece que de esa manera pierden o se diluyen. Es de minorías, pero cualquiera puede tener el privilegio de leerlas.Un abrazo.

@Katy - Mientras haya conexión con las cosas katy, pero cada vez tenemos menos conexión con la naturaleza y con nosotros mismos. Un abrazo.

@Elsa Rodríguez - Eso esperamos todos, pero fíjate que muchos niños hoy son incapaces de reconocer o hacer alguna porque les enseñan otras cosas y valores. Un abrazo

@Javier Rodríguez - Hace siglos los poetas movían el mundo. Hoy.... Un abrazo

@Begoña gamonal - Buena apreciación la que haces, para mi, la poesía no tiene que atender a una métrica, rima ni forma. Es, como apuntas, una creación que escapa a lo evidente. Un abrazo

Myriam dijo...

Precioso este poema de Quevedo que nos has dejado.

Espero que no muera la poesía.

Besos

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...